• slide.png
  • slide05.jpg
  • slide1.png
  • slide2.jpg
  • slide3.jpg
  • slide4.jpg

galeria

pdot

ubicacion

Datos Generales


Nombre de la Parroquia: Santa Rufina, cantón Chaguarpamba.

Cabecera parroquial: Santa Rufina

Lí­mites: Se encuentra ubicada a 30 kilómetros de la cabecera cantonal. Tiene una extensión de 1.800 km2 aproximadamente.

Norte: con la provincia de El Oro

Sur: con la parroquia Cangonamá y Lauro Guerrero (Paltas);

Este: con la parroquia de Buenavista (Chaguarpamba) y

Oeste: con la parroquia de Orianga (Paltas).

Santa Rufina es una de las parroquias rurales del cantón Chaguarpamba, localizado al nor-oeste de la cabecera cantonal y al sur –oeste en relación a la cabecera cantonal de Loja; con un terreno irregular, altas hondonadas y quebradas poco profundas, sus inviernos escasamente lluviosos y un verano muy largo.  Esta ubérrima tierra de fascinantes y excepcionales paisajes naturales, es el anillo entre las provincias de Loja y El Oro, es decir, entre la Sierra y la Costa ecuatoriana,  Santa Rufina es considerada como una de las Parroquias cuya población está enmarcada en la producción agrícola, agropecuaria principalmente y con unos lugares excepcionales para el turismo donde concurren fines de semana y feriados a aprovechar y deleitarse de los balnearios que posee.

Historia

Fue creada el 25 de Octubre de 1948.

En el año  de 1860,  Santa Rufina fue  una gran extensión  de superficie, considerada como una hacienda perteneciente a una familia de apellido Vidal,  oriundo del Cantón Macará.  Sus primeros habitantes fueron: Acaro Jaen, Belizario Yaguana, Eliecer Piura, Agustín Hidalgo,  Abel Romero y Dolores Espinoza para el año 1915.

Estas personas fueron las que habitaron inicialmente  Santa Rufina, probablemente  llegaron de la parte alta de El  Oro y también de otros cantones de la provincia de Loja.

Los principales gestores de la parroquialización de Santa Rufina, fueron los siguientes:   Víctor Recalde,  Eloy  Rivilla, Fidel Jiménez, entre otras personas.  

En el año de 1920, llegaron los Hermanos Franciscanos, para realizar su tarea evangelizadora, entre ellos  el sacerdote de apellido Luzuriaga, quien celebraría la primera  Eucaristía en honor a Santa Rufina.  

En el año de   1930, se construyó un convento para la permanencia de los sacerdotes, esto con el apoyo de los habitantes de Santa Rufina mediante mingas.

En el año de  1935, se construyó  la Iglesia, constituyendo un gran logro para sus habitantes y confirmando así su profunda vocación Católica, en ese entonces el señor José María Chamba fue el primer Síndico de la Parroquia.

En el año de 1938, gracias a las nobles gestiones  de la profesora particular Sra. Rosa Carrión,  se constituye la escuela ya existente, como un ente Educativo

Generalidades  

Estatal, teniendo desde entonces todos los derechos y obligaciones enmarcados por el Ministerio de Educación.

En 1946 los principales gestores de la parroquialización fueron Víctor Recalde, Eloy Revilla, Fidel Jiménez, entre otras personas.

Para el 25 de octubre de 1948 se eleva a Parroquia a Santa Rufina.

En el año de  1977, se construye el primer carretero de ingreso a la Parroquia, constituyéndose  esta obra como un  logro de sus habitantes para  poder  ejercer un mejor desenvolvimiento  de sus actividades productivas, sociales  y comerciales de ese entonces.

En el año de 1987, se crea el Colegio  Matilde Hidalgo de Procel, iniciando con esto una nueva época de progreso para los habitantes de  Santa Rufina, especialmente para los educandos.

En el año de 1988 se inaugura la primera cancha deportiva por gestión de los jóvenes y las autoridades competentes.

Para 1994 se edifica la nueva infraestructura de la escuela de la localidad y el jardín de infantes.

Llega para 1997 la primera línea telefónica.

En el año de 1998, de igual manera gracias a las gestiones perseverantes de personas representativas y demás   habitantes  de primera construcción-instalación  de un sistema de agua potable.

En el año 2000, mayo 27 la Parroquia Santa Rufina nomina  por votación a  los primeros miembros de la Junta Parroquial como en todo el país. Como el adoquinado del Centro Parroquial.

Desde este año la Parroquia mencionada es gobernada por autoridades de su entorno, elegidos por votación popular, bajo las disposiciones legales que se encontraban  en el Art. 228 y 235 de la Constitución Política  de la República del

Ecuador elaborada en el año 1998, el Art. 238 inciso segundo de  la Constitución de la República del Ecuador que entro en vigencia en el año 2008, constituye a las Juntas Parroquiales Rurales en Gobierno Autónomo Descentralizado, debiendo cumplir  las disposiciones que rezan en el Art. 267, y lo que establece la Ley Orgánica de Juntas Parroquiales Rurales; y, hacer cumplir los Art. 263 y 264 en sus numerales pertinentes  de la prenombrada Constitución de la República del Ecuador.

003

Toponomia de la Parroquia

Justa y Rufina fueron hermanas carnales, nacidas en el barrio Triana en Sevilla, Justa en 268 y Rufina en 270, hijas de alfareros y de familia muy modesta con firmes convicciones cristianas. En la época que vivieron dominaban los romanos gran parte del mundo por ellos conocido. En estos tiempos paganos, las hermanas dedicaban su tiempo a ayudar al prójimo y el conocimiento del Evangelio. Era costumbre celebrar una vez a al año una fiesta pagana en honor a Venus y en la que se rememoraba el  fallecimiento del admirado Adonis. Según la tradición cristiana, se recorrían las calles de la ciudad con la figura cargada en hombros molestando gravemente al público y exigiendo inmensas limosnas para la fiesta. En cierta ocasión, los paganos llegaron a  casa de Justa y Rufina exigiendo el dinero correspondiente, pero las hermanas se negaron a pagarlo por ser el fin de éste contrario a su fe, y no sólo esto sino que decidieron hacer añicos la figura de la diosa entre ambas, provocando de esta manera el enfado general de las devotas que se lanzaron hacia ellas.

El prefecto de Sevilla, Diogeniano, mandó encarcelarlas, animándolas a abandonar sus creencias cristianas si no querían ser víctimas del martirio, las santas se negaron a pesar de las amenazas. Sufrieron el tormento del "potro" para a continuación ser torturadas con "garfios de hierro", Diogeniano esperaba que el trato que se le daba sería suficiente para que renunciaran a su fe, ellas aguantaron todo. Viendo que no surtió efecto el castigo las encerró en una tenebrosa cárcel donde sufrirían las penalidades de la hambre y la sed. Estoicamente sobrevivieron a su condena, por lo que fueron castigadas de nuevo, esta vez debían caminar descalzas hasta llegar a Sierra Morena, tuvieron la suficiente fuerza para conseguir el objetivo. Viendo que nada las vencía mandó encarcelarlas hasta morir, la primera en fallecer fue Santa Justa, su cuerpo lo tiraron a un pozo recuperado poco tiempo después por el obispo Sabino.

Una vez que hubo acabado con la vida de Justa, Diogeniano creyó que Rufina sucumbiría a sus deseos con más facilidad, pero no lo consiguió, ya decidió acabar con su vida de la forma más lúgubre en aquellos tiempos, la llevó al anfiteatro y la dejó a expensas de un león para que la destrozase, la bestia se acercó lo más que hizo fue mover la cola y lamer sus vestiduras como haría un animal de compañía.

El Prefecto no aguantó más, la mandó degollar y quemar su cuerpo. Nuevamente tras este hecho el obispo Sabino recogió los restos y lo enterró junto a su hermana en el año 287.

Por tan cristiana acción, fueron canonizadas. Se les nombró Patronas de Sevilla, y de los gremios de alfareros y cacharreros. También son veneradas como patronas de otras localidades, por ejemplo Payo de Ojeda en Palencia.

Las santas Justa y Rufina son especialmente veneradas en Sevilla. La tradición las señala como protectoras de la Giralda y la Catedral, ya que no permitieron que cayeran tras el terremoto de Lisboa de 1755. De esta manera, suelen estar representadas junto a  dicho monumento. En la propia Catedral, precisamente el altar más cercano a la Giralda está dedicado a las Santas y en él figuran sus esculturas flanqueando a la Giralda. Estas esculturas proceden de la iglesia del

Salvador de Sevilla y fueron realizadas por Pedro Duque Cornejo en 1728 En la Parroquia  Santa Rufina es venerada en honor a esta Santa que dio la vida por sus creencias y que es símbolo de los pobladores del mismo nombre. 

004

Primeros Asentamiento Humanos

Fueron muchas las primeras familias, de entre los que se puede citar a los Vidal, Jaén, Yaguana, Piuri, Hidalgo, Romero, Espinosa, entre otros  y posteriormente existieron nuevas familias vinculadas a los próceres de parroquialización como los Recalde, Chamba, Rivilla, Jiménez, Carrión, que de una manera u otra estructuraron y forjaron el desarrollo e institucionalización de la Junta Parroquial de Santa Rufina. 

Ordenanza de creación 

El Decreto o Resolución de creación de la parroquia, fue el 25 de octubre de 1948.

La Parroquia de Santa Rufina, se encuentra política y administrativamente estructurada por la Cabecera Parroquial y la periferia de la Parroquia que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos en el año 2010 consta de 11 centros (barrios) poblados, estos son: Cúcula, Moshqueros, Samanga, Pueblo Nuevo, Y del Guineo, Guineo Alto, Cucumate, Centro Parroquial, El Pindo, Lozumbe y Amancayes.

Costumbres y Tradiciones

Las costumbres de la parroquia son variadas, pero también comunes en las demás parroquias del cantón y la provincia,  entre las costumbres que se tiene a nivel provincial, cantonal y parroquial, se destacan las siguientes:  

Las relaciones dentro de la familia son buenas, con excepción de los problemas que se presentan y que mediante el diálogo se los enfrenta, quien toma las decisiones, regularmente son los padres de familia apoyados de sus hijos y familiares esto en casos de gran envergadura, pero en casos cotidianos el proceso es variable. Los recursos económicos y beneficios se los maneja entre los miembros de la familia por común acuerdo. En general, el jefe del hogar es el Padre y cuando Él no está, asume el control la esposa y/o el hijo mayor.

Dentro del patrimonio intangible Santa Rufina se destaca con sus tradiciones y expresiones como son: fiestas religiosas, cuentos, tradiciones, expresiones orales como las leyendas, toponimia, idiomas ancestrales, poesía popular, danzas, juegos ya sean estos de carácter infantil, faenas agrícolas, rituales, festivos, la música con las bandas tradicionales de pueblos, teatro, literatura, rituales, gastronomía, medicina ancestral, técnicas artesanales tradicionales, entre otros. O los mitos con sus narraciones sobre el origen de la formación de la parroquia, las plegarias como alabados, rezos, arrullos involucrándose en todo lo popular como son las manifestaciones propias de un pueblo que expresan el sentido y la algarabía provocando una interacción social; estas han ido evolucionando y resignificando con el pasar del tiempo.

005

Tradiciones Artesanales

Dentro de las tradiciones artesanales que desarrollan los habitantes de la zona se destaca la fabricación de adobe, confección de ropa, tejidos de alforjas, sombreros, canastos, ebanistería que generalmente se dedican las mujeres y los hombres principalmente los adultos, estas actividades artesanales deben ser aprovechados para que a través de Asociaciones puedan promocionar sus productos y atraer significativamente al turismo

Salud

El Centro de Salud Rural de Santa Rufina cuenta con médico rural en medicina general, una enfermera y un auxiliar de enfermería, los cuales cumplen sus funciones de acuerdo a la Ley de Servicio Púbico.

006

Educación

En cuanto a infraestructura educativa está considerada en medianas condiciones en la cabecera parroquial y en los barrios como regular y malas condiciones en las que es necesario mejorar la infraestructura física, abastecimiento de agua potable, baterías sanitarias, tratamiento de desechos, construir y/o mejorar las instalaciones destinadas a cocina-comedor, vivienda para maestras/os.  

007

Existe debilidad en cuanto a equipamiento en los centros educativos ya que no se disponen de equipos de laboratorio, internet, bibliotecas e informática.

008

Vivienda

La vivienda  cubre y  protege, constituye un elemento clave de la  identidad de un pueblo. La vivienda tiene por ende un valor superior ya que se convierte en el lugar que acoge a la familia.  Contar con una vivienda, cuyas condiciones sean aceptables para vivir en ambientes saludables, es un derecho del ser humano, por lo tanto, la cobertura y la calidad de los servicios básicos, son indicadores reveladores del desarrollo humano y el bienestar de los pueblos.

009

Transporte

Entonces para realizar el análisis de las rutas de transporte externo de la parroquia se señala de acuerdo a las preferencias de los habitantes de esta parroquia, que en este caso serán las rutas que ofrecen la cooperativa de trasporte Loja.

010

Ubicación

La Parroquia de Santa Rufina  se  ubica  al Sur de la República del Ecuador, al noroeste del Cantón y Provincia de Loja. La Parroquia tiene varias altitudes climáticas gracias a su geografía; en la parte baja desde El  Pindo y la parte alta donde se ubica la Cabecera Parroquial con una vista envidiable y panorámica de casi todo el Cantón de

División Comunitaria

La Parroquia Santa Rufina consta de once centros poblados  rurales (barrios) CÚCULA, MOSHQUEROS, SAMANGA, PUEBLO NUEVO, Y DEL GUINEO, GUINEO ALTO,

CUCUMATE, CENTRO PARROQUIAL, EL PINDO, LOZUMBE Y AMANCAYES, por su ubicación geográfica ha configurado una serie de relaciones sociales, culturales y económicas en los diferentes barrios rurales de la Parroquia, por esta razón, para la elaboración del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial se realizó una sectorización en función de áreas homogéneas de estudio y diseño estratégico. 

 Para la elaboración del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, se dividió  a la Parroquia en comunidades; zonificación que se realizó de acuerdo a la ubicación de las comunidades y características de homogeneidad de las mismas, por lo que se estableció de la siguiente manera: Por Comunidad, ya que cada comunidad tiene sus características particulares, por su ubicación geográfica, nivel socioeconómico, tipo de población y  crecimiento demográfico. No obstante, se puede distinguir tres tipos de comunidades:

Comunidades con un carácter urbano, agrupadas como “tipo A” las cuales son comunidades con un acceso vial relativamente bueno, una estructura similar a una zona urbana. Estas comunidades tiene una población importante y en la mayoría de los casos disponen de servicios básicos familiares a los encontrados en zonas urbanas.

 Las comunidades denominadas “tipo B” tienen un centro poblado, organizado alrededor de una cancha o escuela por un lado, y una serie de casas dispersas a los lados. Estas comunidades toman como referente de asentamiento un río o vertiente de agua, tienen en general un acceso más difícil, servicios básicos limitados, pero en la mayoría de los casos tienen  una buena organización comunitaria.

 Las comunidades “tipo C” son caseríos  dispersos, pocos  o ningún servicio básico, acceso muy difícil y en ellas predomina la organización familiar sobre la comunitaria. La actividad económica se limita  a la subsistencia, con venta ocasional de productos agrícolas a pequeña escala Internamente la parroquia Santa Rufina está dividida de la siguiente forma:

011

Enlaces de Interés

bcesercopsriiessconagopare nacionalprefecturachaguarpamba